Cuentos para mi recreación
Cuentos para mi recreación
Código del producto: cuento 01
Disponibilidad: En stock
$10.00

 

Sus cuentos fantásticos y maravillosos le dieron la oportunidad a Rafael Ángel Argüello de salirse un poco de la realidad, en una especie de recreación mental que creó "El Palacio de la Nube", "El Castillo de la Roca", "El Monstruo de Hielo" y "La Estatua de Fuego"; obras publicadas en su mejor compendio en este género:  "Cuentos para mi Recreación.  Libro de Narraciones y Aventuras Fantásticas" publicado en 1967.

En "Cuentos para mi Recreación" el autor crea una serie de personajes y escenarios imaginarios: 

"(…) No tardó en tropezar con una larga gradería.  Subió por ella y tuvo a la vista un hermosísimo edificio, era El Palacio de la Nube.  Estaba rodeado por una barbacana, bajo muro de protección.  Por los alrededores habían lindos jardines de hermosas y bellas flores; plazoletas de verde césped; piscinas de cristalinas aguas; parques con extendidas veraneras; grandes bosques con centenarios árboles de inmensa variedad de aves de vistosos colores, las que cantaban alegremente.  El joven Príncipe se quedó atónito de tanta belleza.  Recuperando su estado, se acercó a una enorme puerta de arco la que enseguida se abrió.  Al instante se presentaron cuatro hadas que  resplandecían como rayos de ardiente luz que iluminaban el mundo entero (…)".

Argüello idealiza un mundo de príncipes, reyes, reinas y princesas, pero también de leñadores, indios, baquianos y pobladores, con sus sufrimientos y pobrezas:

"(…) Al cumplirse el séptimo cuarto de menguante, todo de nuevo fue envuelto por las llamas.  La gente inconsolablemente decía:  - ¡Hemos perdido nuestros padres! ¡A nuestros hijos!  ¡Nuestros familiares han muerto!  ¡Los edificios destruidos!  ¡Las casas en escombros! ¡Los sembrados arrasados y toda nuestra vida amenazada!  Y con la mano cubriendo la cara lloraban y más lloraban…

Por aquel entonces había un leñador que andaba por entre los bosques en busca de árboles madereros para cortar.  Una noche desde la espesura vio en la cima de una montaña, un destello que iluminaba toda la altura y que inmediatamente se oscurecía (…)".

Es la pluma llevada por la mano del autor que aprovecha lo mágico para expresar también el sufrimiento social.  Pero también es el mundo del Nimbo, del Gnomo, de la "Mascota de Mar", del anciano llamado "Andarín del Campo", de la ninfa del agua, de la guerra, de la peste del "Sueño Final", del monstruo bufeador, y por supuesto de las hadas. 

Formato: E-book pdf.

Páginas:

Año: 1967

Escribe una opinión

Tu nombre:


Tu opinión: Nota: HTML no es traducible!

Puntuación: Malo           Bueno

Introduce el código en la casilla inferior: